Joven es descuartizada por su familia tras negarse a un matrimonio arreglado

Saman Abbas, era una joven paquistaní de 18 años que fue asesinada y descuartizada por su propia familia, tras negarse a aceptar un matrimonio arreglado con su primo.

El hermano de la víctima confesó que tras su decisión, su tío consideró que esa conducta deshonraba a la familia, además de que no era la manera de comportarse para una mujer musulmana. 

Así que unas horas antes de perpetrar el crimen, la familia se reunió en casa de sus padres para planear el asesinato.

“La hago a pequeños pedazos y, si quieres, también la llevo a Guastalla (municipio italiano), y la tiramos allí porque así no va bien. Ella hace demasiadas cosas. Se pone pantalones. Nada que ver con la mujer musulmana”, fue lo que relató haber escuchado aquella tarde el hermano de Saman.

La cultura y algunas leyes de los musulmanes son muy extremistas, pues hace poco se dio a conocer el caso de un niño de 8 años que enfrenta la pena de muerte por orinar alfombra de escuela católica.